Y a la cuarta… ¡victoria!

Lo primero, la receta, para que esté a mano si la vuelvo a buscar. Pero conste que más que