Alisar el jabón con mandolina, pero con cuidadito