Superficie rugosa, como pliegues ondulados, en el jabón. Se suele deber a un sobrecalentamiento. No afecta a la calidad del jabón, pero es un rato feo.